Make your own free website on Tripod.com

Lo que se gana al LLorar

¿Quién dijo que
llorando no se
gana nada?

        Desde pequeños hemos escuchado decir:  No ganaras nada llorando, éstas palabras son muy comunes. Y Tanto nos repitieron esa frase, que quedó grabada en nuestro cerebro como si hubiese sido grabada en la piedra.

Los bebes aprenden que llorando. tendrán la atención de los padres para que satisfagan sus necesidades, esto se conoce como la manipulación emocional. Luego el llanto lo usan para hacer sus berrinches conocido como “el llanto de maña” o llanto injustificado,  los padres experimentados lo reconocen fácilmente. Al momento de hacer su berrinche escucharán, No ganaras nada llorando, o ¡por gusto lloras! o de repente una expresión machista como: los hombres no lloran. Todas éstas palabras, poco a poco forman un candado que a la larga, impide liberar, la forma de desfogue natural que es “el llorar”.

 

Decía el poeta nicaragüense Rubén Darío "Cuando quiero llorar, no lloro, y a veces lloro sin querer..."

        A mi parecer éstas frases quedan bien grabadas en la persona y se convierten en paradigmas. La mayoría de éstas  personas al recibir los duros golpes de la vida,  prefiere desfogar  su ira o dolor de manera imprudente. Las bebidas alcohólicas, drogas, etc. hasta el suicidio. Son placeres mortales a los que recure la gente desesperada  para olvidar las penas, reducir su estrés, hallar satisfacción etc. Todo esto es temporal. Ellos tratan de solucionar sus problemas humanamente, solos sin la ayuda de Dios.

        Satanás está dispuesto a destruirnos. Él manda a sus demonios para hacernos la vida imposible. “Por que no tenemos lucha contra sangre ni carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de éste siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).

Mientras no se destruya el candado que impide desfogar el llanto de sumisión y clamor  a Dios será imposible recibir ayuda divina. Dios está esperando que clamemos.

¿Que hacer ante tanta angustia?. ¿Cual es la manera correcta de actuar?

         Lo que no se debe hacer es: involucrar a otra s personas o recurrir  a los placeres mortales como las drogas alcohol  etc.

Lo optimo que podemos hacer es:

        No enojarnos. “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; por que la ira del hombre no obra la justicia de Dios” (Santiago 1: 19-20). Al enojarnos dejamos que Satanás nos domine. Al enojarnos nos  matamos poco a poco por que acortamos nuestra vida. “Cristo considera el enojo como el asesinato” (NEV 237, 1901). También hacemos que Satanás se regocije con nuestro enojo.

        Caer de rodillas y clamar a Dios. “Clama a mi y yo te reapoderé” (Jeremías 33:3). Clamar a Dios de Rodillas es un acto de sincera humillación, reconociendo de que sin Él no somos nada y nada podemos hacer. Dice el señor “Sin mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

Solo con él podemos hacer todo, “Todo lo puedo en cristo que me fortalece”. (Filipenses 4:13).

 

        Si Ud. Tiene conciencia nacional, no le gustaría que incineren su bandera. O que aniquilen a su pueblo. Usted sentiría más ironía al sentirse impotente.

Model of Herod's Temple, Jerusalem        Cuando Jesús estaba por entrar a Jerusalén, pudo ver como esa hermosa ciudad sería destruida, Jesús pudo ver como adultos y niños a quienes amaba tanto, serían ejecutados a filo de espada y fuego. Él en ese momento podía destruir a las personas que cometerían tan grande mal, pero no lo hizo. Él no golpeó de rabia ninguna puerta, tampoco se desfogo con sus discípulos. Lo único que hizo ante tan angustiosa situación; fue llorar. “Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella” (Lucas 19:41).

 

        Jesús también lloró frente a la tumba de Lázaro (Juan 11:35). Jesús se pone triste cada vez que nosotros pecamos y llora por que no tomamos en cuenta el gran sacrificio que hizo por nosotros en la Cruz.

Cuando tengamos problemas, estemos molestos o en desgarradora angustia, lo mejor es caer de rodillas ante el creador y clamar. Poco a poco caerán las lagrimas y Cristo estará allí para consolarnos. Después de ese momento  maravilloso nos sentiremos  reconfortados y habremos vencido. Por que con Cristo podemos vencer, podemos alcanzar victorias en su nombre.

No Sientas vergüenza de derramar tus lágrimas  ante Jesús.

        Actualmente la ciencia demuestra que llorar es la mejor forma de desfogar cóleras, angustias alivia el pesar humano, diferentes tipos de tensión como alegrías también. Trae un efecto saludable. Éstas verdades ya estaban escritas en la fuente de sabiduría que es la Biblia. Al caer de rodillas con el corazón sincero, las lágrimas al salir traerán gozo.

        Cuando estemos en el cielo. No habrá necesidad de llorar por tristezas. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsisc21:4). Las lágrimas allá, serán de gozo, alegría, serán la forma de expresar nuestra felicidad al saber que somos eternos.

        Dios no creó en vano las glándulas lacrimales. En el principio Dios creó todo perfecto y con un propósito. En el cielo podremos saber mucho más acerca de las lágrimas y su propósito.

        Conclusión ¿Ganamos algo al derramar nuestras lágrimas? Estoy seguro que tu respuesta será positiva si permites que Cristo te ayude. Te invito a aceptes a Jesús, permite que Él seque tus lágrimas. Comparte esta enseñanza con otros amigos.

Por: Gerson Vega Falcón

http://gvf.tripod.com.pe

 

Made by Gerson Vega Falcón. ©2005  <gerson_vega@hotmail.com>  La Pagina de Gerson Vega  " http://gvf.tripod.com.pe/"  All right reserved.